La verdad sobre la caza "científica" de ballenas

A pesar de la prohibición mundial de caza de ballenas y la moratoria de la Comisión Ballenera Internacional (CBI)  incluye una importante clausula de escape conocida como "el permiso a la caza de ballenas  científica". Estos permisos permiten a los cazadores a matar ballenas en nombre de la investigación científica.

Esta clausula de escape fue incluida en el texto de la Convención Internacional sobre la Caza de la Ballena desde 1946, y se mantuvo incluso después de la moratoria sobre la caza de ballenas que entró en vigor en 1986. Pero no hay nada científico al respecto.

• El Permiso de la caza de ballenas científica requiere del uso de carne de ballena. Es decir, para ser vendida o regalada. Esto significa que un permiso científico no es más que una licencia para vender carne de ballena.

• La aprobación de un permiso para la caza científica de las ballenas es otorgado a la nación que lo solicita. En otras palabras, el Japón aprueba sus propios permisos para la caza científica sin ningún tipo de control externo o la necesidad de alguna explicación.

• No es casual que los únicos países que matan a las ballenas con propósitos científicos son los más interesados ​​en tratar de crear mercados para la carne de estas. El programa para la caza científica del Japón llevó a la muerte a cientos de ballenas en el 2009.

• Es difícil imaginar que cualquier otra investigación científica de una especie se organice en torno al principio de la matanza.

Alternativas para la caza científica de ballenas

En una época en la que existe la toma de muestras de ADN y un monitoreo controlado los científicos no necesitan matar a las ballenas para aprender sobre ellas. Se pueden tomar muestras de la piel que las ballenas cambian, de su grasa y de materia fecal. Los científicos pueden incluso tomar muestras de las ballenas cuando exhalan a través de sus orificios nasales, lo que permite la detección de patógenos.

Los científicos del IFAW en su buque de investigación  El Canto de la Ballena  han sido pioneros en tecnologías y técnicas para estudiarlas sin hacerles daño.