La cacería comercial de focas en Canadá es una de las amenazas más grandes y más publicitadas para las focas, pero no es el único desafío. En todo el mundo, el IFAW batalla para proteger a las focas y a nuestro trabajo, tanto en Canadá, Namibia y Rusia, con el apoyo de científicos, gobiernos y personas interesadas.

Por ejemplo, poner fin a la cruel matanza de focas en el Mar Blanco fue uno de los principales objetivos del IFAW, cuando comenzó a operar en Rusia en 1994. Después de quince años de campaña, en marzo de 2009, Rusia prohibió a los cazadores matar focas de menos de un año de edad, salvando a más de 35.000 focas en el Mar Blanco cada año.

El IFAW también rescata y rehabilita focas atrapadas en redes de pesca, varadas en las playas o los cachorros perdidos en el mar antes de que tengan edad suficiente para sobrevivir.

La protección de las focas grises en Canadá

Focas grises han sido consideradas como una "molestia" por los pescadores desde hace décadas y hasta la década de 1950 fueron sacrificadas en grandes escalas y sancionada por el gobierno canadiense.

En los últimos años, el número de focas grises han comenzado a recuperarse, pero esto ha reactivado el debate sobre el impacto de las focas grises en las poblaciones de peces y dio lugar a nuevas demandas de la masacre.

Actualmente, el gobierno de Canadá sanciona la matanza de focas grises, afirmando que los asesinatos en masa beneficiarán a la pesca comercial. Sin embargo, no hay evidencia científica que apoye estas afirmaciones.

También hay una propuesta para llevar a cabo una masacre y la incineración de crías de foca gris y adultos en la isla de Sable, que se estima acabaría con el 70% de la población de focas.

Hoy continuamos monitoreando y nos oponemos a todos los planes para disminuir la población de focas grises y estamos apoyando la investigación científica sobre los movimientos y patrones de alimentación de estas focas grises.

Los lobos marinos del Cabo en Namibia

Al igual que muchas focas a lo largo de la historia, el lobo marino surafricano es explotado por su piel de lujo y otros productos. Entre julio y noviembre, las playas en Namibia son anfitriones de una escena sangrienta, mientras decenas de miles de lobos marinos del Cabo son sacrificados. La manera con la que se lleva a cabo la caza es inhumana, y las autoridades de Namibia no suelen permitir que expertos independientes del bienestar de los animales observen la caza o hagan una revisión para ver si se lleva a cabo con humanidad. Filmar o fotografiar la caza en Namibia está actualmente prohibido. Lea más acerca de la crueldad de la caza de focas en Namibia en este informe científico (en Ingles).

La cacería comercial de los lobos marinos empezó en el sur de África en el siglo 17, y por la década de 1800, 23 colonias habían sido destruidas y la población de focas fueron seriamente diezmadas. Aunque la caza comercial de focas terminó en Sudáfrica en 1990, la masacre de las crías y los machos adultos continúa cada año en Namibia, cuyo gobierno afirma que la caza de focas es necesaria para crear empleos y proteger la pesca.
Desde la década de 1980, nos hemos opuesto a la matanza de los lobos marinos del Cabo en Sudáfrica y, más recientemente a la masacre anual de Namibia. No sólo es inhumano, pero la ciencia no apoya el argumento de que los lobos marinos del Cabo tienen un impacto negativo en la pesca.

Estamos colaborando con las organizaciones nacionales e internacionales que trabajan para poner fin a la caza comercial de focas en Namibia, y continuaremos nuestros esfuerzos para detener a la cruel e innecesaria masacre en Namibia de las focas hasta que termine.

El IFAW también está financiando un proyecto de investigación sobre los lobos marinos del Cabo en sus zonas de reproducción cerca de la ciudad de Port Elizabeth en Sudáfrica. El proyecto aspira a devolver las crías extraviadas durante las tormentas de verano, y el seguimiento de su posterior supervivencia, comportamiento de alimentación, dieta y migración.

Done ahora

Nuestro trabajo depende de su generoso apoyo. Por favor, de lo que pueda para ayudar a los animales.