Los peligros de los enredos

Los pescadores comerciales utilizan redes y cuerdas para recoger sus capturas pero en el proceso las ballenas, delfines y marsopas pueden enredarse en el equipo. El problema es accidental, pero las consecuencias pueden ser fatales.

Las ballenas, por ejemplo, pueden encontrar cuerdas y redes enredadas alrededor de sus aletas y colas o quedar atrapadas en sus barbas. Las ballenas podrían ahogarse y morir rápidamente o vivir durante semanas o meses con la  mortal red apretándolas dando lugar a infecciones posteriormente, o a que se enfermen y muchas veces hasta mueran. Casi tres cuartas partes de todas las ballenas conocidas del Atlántico Norte tienen cicatrices por enredos en el  pasado de los aparejos de la pesca comercial.

El IFAW ha ayudado a buscar soluciones a estos problemas, trabajando no sólo con la industria pesquera sino con las comunidades locales para ayudar a reducir estos peligros.

La promoción de 'cuerdas de hundimiento "entre pescadores de langostas

Los pescadores de langostas utilizan largas cuerdas para sujetar sus trampas entre sí bajo el agua. Durante muchos años los pescadores de langostas utilizaban cuerdas que flotaban bajo el agua. Debido a que estas cuerdas que flotan forman arcos flotantes entre las trampas cercanas. Desde que las ballenas se alimentan nadando con la boca abierta a veces atrapan los lazos de la cuerda en su boca donde se retuercen y enredan en sus barbas. Algunas ballenas francas terminan arrastrando por  kilómetros dichas cuerdas detrás de ellas. Esto no sólo es peligroso sino incluso mortal  para las ballenas pero también muy costoso para los pescadores que tuvieron que reemplazar las cuerdas y las trampas pérdidas y dañadas.

En el 2004, pusimos en marcha un programa piloto en Massachusetts, EE.UU. para ayudar a los pescadores de langostas a reemplazar sus  peligrosas cuerdas flotantes  con cuerdas de hundimiento que son amigables con las ballenas. El programa fue un éxito, y las cuerdas de hundimiento son  ahora un requerimiento que se les se exige a todos los pescadores de langostas comerciales que trabajan a lo largo de la costa Atlántica de los EE.UU.

Previniendo los enredos en redes de pesca

Alrededor del mundo muchos pescadores utilizan grandes redes para pescar. Por desgracia, los delfines y las marsopas pueden quedar atrapados en estas redes y a menudo se ahogan antes de que las redes sean retiradas.

Siguiendo informes de marsopas comunes que se enredan con frecuencia en el Mar Báltico, hemos conducido una encuesta de su población que reveló las peligrosas cifras de los bajos niveles de población existentes. Esta investigación indicó la urgente necesidad de una inmediata acción para ayudar a las marsopas.

Sobre la base de esta investigación hemos estado trabajando con los pescadores locales y las organizaciones de conservación para reducir el número de enredos en la región.

Liberando a las ballenas de los aparejos de Pesca

Una vez que una ballena está enredada en un aparejo de pesca es muy difícil y peligroso liberarlas. Las ballenas enredadas con frecuencia están asustadas y heridas. Tratarán de nadar o sumergirse para escapar de sus rescatistas. En alta mar, el mal tiempo y lugares remotos también pueden combinarse para crear condiciones muy difíciles y a veces es simplemente demasiado peligroso intentar liberar a una ballena enredada.

Trabajamos con voluntarios y profesionales para crear nuevos métodos  más seguro y eficaces para liberar a las ballenas francas de los aparejos de pesca y cuerdas. Durante años hemos apoyado los esfuerzos de rescate incluyendo el Equipo de Rescate de Ballenas de Campobello. Un grupo de rescatistas voluntarios de ballenas sobre su base en la isla de Campobello en Canadá, cerca de Maine.