La crueldad de la caza de las ballenas

Las ballenas son los animales más grandes del planeta - lo que significa que matarla no es una tarea fácil. La práctica de la caza de ballenas es por lo tanto una de inimaginable crueldad y sufrimiento.

Así es como el Dr. Little, médico de un barco en una expedición ballenera en la Antártica en 1946 describió lo que vio:

"Si somos capaces de imaginar a un caballo que tenga dos o tres lanzas explosivas clavadas en su estómago y este tratando de tirar de un carruaje de carnicero por las calles de Londres mientras se le derrama la sangre en la cuneta, tendremos una idea del actual método de matanza. Los mismos artilleros admiten que si las ballenas pudieran gritar, la industria dejaría de hacerlo, porque nadie sería capaz de soportarlo. "

Hoy en día, los cazadores de ballenas utilizan estos mismos métodos, con arpones explosivos y rifles de alto poder para capturar y transportar a las ballenas y poder para acabar con ellas. Incluso esto, sin embargo, no refleja la violencia de la caza de estos animales. Considere lo siguiente:

• Las ballenas son a menudo perseguidas hasta el punto de agotamiento antes de ser arponeada.

• Los arpones explosivos a menudo no son fatales y algunas ballenas son arponeadas varias veces antes de morir.

•Las ballenas heridas y arponeadas son arrastradas a los buques balleneros, donde se les puede clavar  más arpones, dispararlas con rifles de alto poder o electrocutadas con lanzas electrificadas. Algunas ballenas son simplemente atadas al lado de los barcos balleneros con sus orificios nasales cubiertos hasta que se ahogan.

• Debido a que las ballenas son capaces de disminuir su frecuencia respiratoria y cardíaca, muchos que aparecen muertas o inconscientes probablemente aún sienten un dolor extremo.

La crueldad misma de los métodos es sólo una razón por la que el IFAW está resueltamente opuesto a la caza de ballenas.