Johannesburgo: IFAW proporciona servicios vitales de cuidado de mascotas

En los polvorientos barrios que rodean Johannesburgo, Sudáfrica, los dueños de mascotas tienen poco acceso a servicios veterinarios. La clínica de Bienestar Animal de IFAW de la comunidad (GARRA), educación y métodos de divulgación proporcionan ayuda compasiva, cuidado--y sobre todo—la ayuda constante a los perros de Johannesburgo y gatos y a su gente.

IFAW proporciona recursos cuando otros no pueden

Históricamente, las clínicas veterinarias y el apoyo del bienestar de los animales se  encontraban solamente en los suburbios antiguos sólo de blancos de Sudáfrica. En el moderno-día, frente a temas de bienestar humano como la pobreza, las necesidades de vivienda, educación y VIH/SIDA, el gobierno destina pocos recursos para la salud veterinaria y el bienestar animal.

El proyecto GARRA de IFAW en Johannesburgo comenzó en 1992, durante los últimos días del apartheid, cuando le pidieron a la Consejera Principal de IFAW  Cora Bailey en rescatar a los perros de las familias desplazadas por la violencia política. Asombrada por la difícil situación de los animales enfermos y desnutridos, Cora tomó la determinación de ayudar.

Garra va donde nadie más va

IFAW es el único proveedor de la salud animal en la mayoría de los municipios en los que trabajamos, Ofrecemos apoyo, salvando la vida hasta 700 animales a la semana los cuales algunos están en las más terribles condiciones imaginables.

Más de cien personas hacen cola en campos de sembrado de escombros o en las esquinas, llevando a sus perros y gatos en mantas, cajas de cartón y carritos. El proyecto GARRA trata a las mascotas de aflicciones comunes como la sarna, moquillo y parásitos. Al mismo tiempo, Cora y su equipo hacen sus rondas diarias a municipios, asentamientos y basurales buscando animales enfermos y sin hogar desesperadamente necesitando tratamiento médico y alimentos.

Los servicios veterinarios móviles llevan cuidados críticos a los animales que de lo contrario irían sin. El proyecto del servicio completo de la clínica veterinaria, está ubicada en la Durban una profunda mina cerca de Soweto, y proporciona un recurso permanente para una comunidad de más de 300,000 personas y sus mascotas.

GARRA también trabaja en colaboración con organizaciones de ayuda de humanos que se ocupan de gente afectada por el SIDA y otros adultos gravemente enfermos y abandonados y los niños, condiciones que son comunes en los municipios. GARRA también ejecuta el programa educativo para niños que enseña sobre el cuidado responsable de las mascotas y bondad, ofreciendo una comida saludable para más de 50 niños y sus mascotas cada fin de semana.

El proyecto tiene como objetivo en ampliar su alcance a más comunidades crecientes en los municipios de Johannesburgo, continuando a usar como ejemplo en cómo la salud humana y animal y sus bienestares están intrínsecamente interconectados, y cómo la compasión comienza realmente al nivel comunitario.